us es sk

 

Homilía Discipulada

"Pentecostés: Caminos del Espíritu en nuestra carne”

Hoy es un día de gratitud para los Discípulos, que recordamos nuestra aprobación por la Iglesia en Pentecostés de 2002. La presencia del Espíritu en el origen nos ayuda a ver nuestra historia como un don de Dios, y este es precisamente un nombre que la tradición ha dado al Espíritu. Él es un don especial: el don que nos ayuda a reconocer los demás dones y a acogerlos como tales. Hoy, diecinueve años después de aquella fecha (y treintaicuatro desde la primera aprobación), es ocasión de agradecer aquel descenso del Espíritu sobre nuestras vidas, que se ha expandido poco a poco sobre la gran familia discipular.

¡Pentecostés! Irrupción del Espíritu como viento huracanado y fuego devorador. Valentía de los Apóstoles que predican y unidad de la Iglesia que comparte un solo corazón y una sola alma. ¿Describe esto todo el caudal del Espíritu?

Algo más nos trae el Espíritu para el momento concreto que vive nuestra sociedad y nuestra Iglesia, cuando parece que se calman las olas pandémicas. Pues percibimos la necesidad de...

Leer la homilía entera

Otros comunicados del Superior General